Avanzar hacia un mundo sin plásticos, una ambición necesaria

 Avanzar hacia un mundo sin plásticos, una ambición necesaria

Rodrigo Sandoval,

CEO de I Am Not Plastic

 

En el marco de la VI Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente (UNEA-6) se confirmó una noticia alarmante: el planeta está “al borde del abismo” debido a las crisis ambientales.

En el encuentro se estableció que los países deben crear nuevas contribuciones a nivel nacional para toda la economía antes de 2025, ajustándose a la limitación del aumento de la temperatura mundial a 1,5 grados centígrados. También se definió la importancia de que los gobiernos elaboren un nuevo tratado sobre la contaminación por plásticos y que aumenten masivamente la financiación para el desarrollo sostenible y para la acción por el clima y la biodiversidad en las naciones en desarrollo.

Cifras del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) señalan que el mundo produce 430 millones de toneladas métricas de plástico al año, número que se triplicaría de aquí al 2060. Sólo en 2021, de hecho, se generaron 139 millones de toneladas métricas de residuos plásticos de un solo uso, lo que equivale a más de 13.700 torres Eiffel.

En medio de este escenario, tanto en Chile como en el mundo, ciudadanía, líderes políticos y activistas se han unido en la búsqueda de soluciones. No obstante, la misma ONU ha sido categórica en indicar que éstas han sido insuficientes y que el reciclaje no es la salida adecuada para la crisis y que se deben combatir adecuadamente los plásticos de un solo uso con una combinación de medidas, que van desde las políticas de economía circular hasta la adopción de instrumentos fiscales como la implementación de impuestos.

Pero ante esta urgencia, muchos consumidores a nivel internacional están cambiando su comportamiento de compra, dirigiendo sus decisiones hacia productos más sustentables y amigables con el medioambiente.  En el caso de nuestro país, la apuesta es hacia la creación de soluciones 100% compostables, es decir, diseñar artículos que parecen plásticos, pero no lo son, como bolsas de basura, herméticas y bombillas, entre otros, que mantienen la funcionalidad y comodidad del material, sin sus consecuencias negativas.

Desde nuestro emprendimiento I Am Not Plastic invitamos a todos a unirse a la causa de construir un mundo sin plástico, donde la educación ambiental y el incentivo a la producción y uso de bioplásticos deben ser prioridad. Trabajemos juntos para poner al mundo en la senda de la sostenibilidad y así acelerar el desarrollo ambiental consciente. Es una ambición oportuna y absolutamente necesaria en los tiempos que corren.

Equipo De Prensa ElDiarioSantiago

http://eldiariosantiago.cl

error: ¡¡El contenido está protegido!!
Ir al contenido