Coca-Cola emplea nuevas tecnologías para regenerar el agua de sus procesos y asegurar su uso en la agricultura

 Coca-Cola emplea nuevas tecnologías para regenerar el agua de sus procesos y asegurar su uso en la agricultura

Archivo – Imagen de una fábrica de Coca Cola – COCA COLA – Archivo

Coca-Cola está colaborando con instituciones públicas y privadas en el desarrollo de dos proyectos que permiten regenerar las aguas que utiliza en sus procesos haciéndolas aptas para los cultivos.

Para ello, emplean una tecnología de ultrafiltración en las depuradoras donde se tratan. Estos dos proyectos se sitúan en la isla de Tenerife, donde, además, Coca-Cola tiene una planta de producción en el municipio de Tacoronte.

Coca-Cola es consciente de que el agua es «esencial», no solo para la supervivencia del ser humano sino también para la del medioambiente y los ecosistemas. Su disponibilidad se ve afectada por los efectos del cambio climático, que está modificando el ciclo hídrico, sobre todo en entornos en los que es un bien escaso.

Así, consciente de esta situación y teniendo presente que este es el ingrediente principal de sus bebidas, Coca-Cola quiere formar parte de la solución actuando a través de una estrategia global de agua a 2030 centrada en varios ejes que pasan por proteger las cuencas hidrográficas, reducir el consumo de agua interno en sus fábricas, devolver a la naturaleza el equivalente al 100% del agua que contienen sus bebidas cada año y regenerar el 100% del agua que utiliza en sus procesos de producción en las zonas de mayor estrés hídrico.

Dentro de este último objetivo de devolver y regenerar agua para su reutilización en ámbitos como la agricultura, se enmarcan las actuaciones llevadas a cabo en las depuradoras de Valle de Guerra y Punta del Hidalgo, ambas poblaciones situadas en el norte de la isla de Tenerife.

En Valle de Guerra, Coca-Cola envía las aguas residuales resultantes de su proceso productivo a la depuradora para su regeneración y en Punta del Hidalgo está colaborado en la integración de esta tecnología de ultrafiltración para que pueda ser usada en el riego de los campos de cultivo de la zona.

Estos dos proyectos cobran una gran relevancia para la zona, ya que el sector agrícola está experimentando dificultades por la escasa disponibilidad de agua, viviendo en los últimos años una disminución de los suministros de agua tradicionales. La posibilidad de contar con este aporte de agua regenerada para uso en los regadíos de la zona supone una aportación de valor significativo en términos socio-económicos para esta región, ya que asegura la viabilidad de los cultivos, representa un ahorro de costes para los agricultores y está permitiendo recuperar algunas zonas de cultivo abandonadas.

COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA

Estos dos proyectos son un claro ejemplo de colaboración público-privada, ya que se desarrollan conjuntamente con el Consejo Insular de Aguas, organismo cuya misión es la de dirigir, ordenar y planificar las aguas de Tenerife, y Teidagua, compañía que gestiona el ciclo integral del agua en los municipios de La Laguna y Tacoronte. Se trata de un modelo de colaboración que podría ser replicado a otras zonas de España.

«Sólo se puede afrontar con éxito la escasez hídrica que vivimos si aglutinamos esfuerzos desde todos los ámbitos, tanto de la esfera pública como privada. En Coca-Cola estamos encantados de colaborar con entidades como el Consejo Insular de Aguas y Teidagua en una estrategia conjunta para regenerar aguas de gran calidad, aptas para regar y recuperar el cultivo de la zona», ha afirmado Carmen Gómez-Acebo, directora de Sostenibilidad de Coca- Cola Europacific Partners Iberia. «Estas iniciativas se enmarcan en nuestra estrategia de proteger las cuencas hidrográficas, asegurar la disponibilidad de recursos hídricos para todos y, además, impulsar internamente una gestión eficiente del agua», ha añadido.

Por otro lado, se está realizando un estudio en colaboración con la Universidad de La Laguna para analizar la calidad del agua regenerada en la depuradora de Valle de Guerra y su viabilidad para el regadío.

100% DE AGUA REGENERADA EN TACORONTE

En este proyecto Coca-Cola colabora con el Consejo Insular de Aguas de Tenerife enviando, desde mediados de 2019, a la estación depuradora de Valle de Guerra las aguas residuales procedentes de los procesos productivos de su fábrica en Tacoronte. Estas llegan tras someterse a tratamiento para asegurar la calidad de las mismas, antes de enviarse a la red de aguas residuales.

Una vez en la depuradora, se emplea un innovador proceso de electrodiálisis que reduce el contenido de sales disueltas en el agua, regenerándose con la máxima calidad de manera que pueden ser utilizadas por los agricultores de las fincas del norte de la isla para regar sus cultivos de, principalmente, plátanos. En total, 2.000 regantes y 350 hectáreas se benefician de estas aguas.

Este tratamiento ha permitido que desde 2022 el 100% de las aguas residuales resultantes de los procesos de producción en la planta de Tacoronte se regenere para su uso agrícola.

En el segundo de los proyectos, Coca-Cola colabora con Teidagua y el Consejo Insular de Aguas en la modernización de la depuradora de Punta del Hidalgo, con el objetivo de que la regeneración de agua procedente de aguas residuales urbanas pase del 40% actual al 100% para su uso en agricultura. Para ello, se está modificando el actual sistema de separación de agua y sólidos mediante la incorporación también de la última tecnología existente de ultrafiltración, ya presente en la depuradora de Valle de Guerra.

ANÁLISIS DE LA UNIVERSIDAD DE LA LAGUNA

La Universidad de La Laguna se está encargando de realizar un estudio para analizar el impacto del riego en los suelos agrícolas de esa comarca con el agua regenerada procedente de la depuradora de Valle de Guerra.

Para ello, se ha seleccionado una finca de platanera regada con agua regenerada y se hará un análisis completo al principio y al final del proyecto microbiológico.

Según Marisa Tejedor, coordinadora del Grupo de Recursos de Suelos y Agua de la Universidad de La Laguna, «las conclusiones preliminares del estudio dicen que las aguas regeneradas que son utilizadas para el riego de la finca seleccionada cumplen con los requisitos de calidad que marca la normativa para el cultivo de platanera».

«Asimismo, hemos visto que en el riego con estas aguas no se ha detectado un aumento de la salinidad y sodicidad de los suelos, ni problemas de carácter microbiológico, que suelen ser los aspectos que más preocupan cuando se utilizan estas aguas», ha señalado.

(c) 2024 Europa Press.

Equipo De Prensa ElDiarioSantiago

http://eldiariosantiago.cl

error: ¡¡El contenido está protegido!!
Ir al contenido