Defensoría de la Niñez insiste en múltiples advertencias y recomendaciones realizadas sobre los riesgos en implementación del Servicio de Protección Especializada

 Defensoría de la Niñez insiste en múltiples advertencias y recomendaciones realizadas sobre los riesgos en implementación del Servicio de Protección Especializada

La institución alertó deficiencias desde la tramitación de la ley que crea el servicio que reemplazó al Sename, comenzando porque no hubo cambios en el sistema de financiamiento y de la lógica de la oferta y demanda para proveer los programas de protección. 

“El nuevo modelo no debía haber sido concebido solamente en base a la ley de la oferta y demanda. Ahora nos encontramos frente a un sistema que está mostrando graves deficiencias desde su estructura inicial, donde los más afectados nuevamente son los niños, niñas y adolescentes”, declara el Defensor de la Niñez, Anuar Quesille

Tras la advertencia de movilización y posible paro nacional informado por los funcionarios del Servicio Nacional de Protección Especializada a la Niñez y Adolescencia a raíz de lo que califican como políticas “mal pensadas” en la instalación de “Mejor Niñez”, y de acuerdo con otras informaciones sobre las falencias que presenta el servicio, descritas por los medios de comunicación y algunos parlamentarios como una situación altamente compleja en el sistema de protección, la Defensoría de la Niñez ha desarrollado un análisis  y reiterado las advertencias y recomendaciones emitidas frente a la problemática, conforme a sus facultades legales de  observación y seguimiento del sistema.

“Toda esta situación se viene alertando desde el año 2018, incluso en momentos previos a la creación del Servicio Nacional de Protección Especializada a la Niñez y Adolescencia; se ha sostenido reiteradamente que esta crisis se obedece a diversos factores, entre ellos, la forma en que fue diseñado el sistema. Si bien había acuerdo en que el modelo en que el Estado se hacía cargo de la situación de los niños y niñas vulnerados en sus derechos era inadecuado, lo cierto es que el nuevo modelo no debió haber sido concebido solamente en base a la ley de la oferta y demanda. Ahora, nos encontramos frente a un sistema que está mostrando graves deficiencias desde su estructura inicial, donde los más afectados nuevamente son los niños, niñas y adolescentes”, declara el Defensor de la Niñez, Anuar Quesille.

De esta forma, ejerciendo su función legal de emitir informes y recomendaciones que tengan por objeto la promoción o protección de derechos de los niños, la Defensoría de la Niñez ha desarrollado persistentemente distintas acciones con el objetivo de exigir al Estado de Chile una respuesta efectiva a los diversos nudos críticos que se han presentado en este ámbito: problemas en la implementación, cierres masivos de residencias proteccionales, sobrecupos en residencias de administración directa y problemas de distribución territorial, disponibilidad de programas ambulatorios, largas listas de espera y territorios sin cobertura, insuficiencia de familias de acogida, entre otras materias.

Entre las acciones emprendidas por la Defensoría de la Niñez se encuentran las recomendaciones que desde la institución se formularon al Ministerio de Desarrollo Social y Familia, así como al Congreso Nacional, entre 2018 y 2020, durante la tramitación de la ley que creó el Servicio de Protección Especializada. En ese momento, se advirtió, entre otras cosas, que, de no considerarse un cambio en la lógica de financiamiento de las residencias, existía un gran riesgo de repetir los profundos problemas presentados en el ex Sename.

Posteriormente, en 2021 la Defensoría de la Niñez emitió un Informe de nudos críticos identificados en las visitas a residencias, correspondiente al análisis de las gestiones realizadas por la institución desde 2019 en este ámbito.

Luego, en 2022 se convocó a una mesa para analizar el proceso de reconversión del Servicio y para dar cuenta de las falencias observadas a nivel nacional, con el fin de comprometer a las instituciones en la generación urgente de acciones coordinadas en beneficio de niños, niñas y adolescentes bajo cuidado del Estado. Ese mismo año, además, se interpuso una acción de protección por listas de espera en programas ambulatorios, la que fue acogida por la Corte de Apelaciones de Santiago, en contra del Servicio y MIDESO, por vulnerar los derechos de los 147 niños, niñas y adolescentes individualizados de forma determinada, y los 14.301 niños, niñas y adolescentes.

En 2023 la Defensoría de la Niñez entregó un balance de seguimiento del Plan del Comité Asesor “Niñez Protegida”, que presenta un análisis del cumplimiento a las medidas comprometidas, arrojando sólo un 27% de ejecución de ellas. Además, se comenzó a desarrollar el “Estudio de opinión a NNA bajo el cuidado del Estado por medidas de protección”, que busca indagar directamente en las voces y puntos de vista de los mismos niños, niñas y adolescentes que viven en residencias.

El Defensor de la Niñez también adelantó que, tras realizar un estudio de opinión de los mismos niños, niñas y adolescentes bajo cuidado del Estado, que prioriza sus voces, opiniones y diversos problemas que identifican, se destaca que les preocupa la situación de convivencia entre pares, la salud mental y las demandas de mejoras en infraestructura, equipamiento y personal de salud en las residencias. “A ello se suma la inquietud que les produce el consumo de drogas y a la necesidad de contar con recintos especializados de rehabilitación donde los niños y niñas afectados por esta problemática puedan ser contenidos, atendidos y tratados médica y psicológicamente de manera especializada, ya que consideran que al estar inscritos en el sistema público de salud las esperas son muy largas”, enfatiza el Defensor de la Niñez.

“Otras de sus preocupaciones son la falta de personal, la rotación y falta de remplazos de los cuidadores. Así, un 24% de los NNAs sienten que no hay suficientes cuidadores en su residencia, 17% no recibe apoyo para sus deberes escolares, y el 24% no ha tenido apoyo para la vida independiente”. Informó el Defensor de la Niñez

Todas estas acciones se suman además a múltiples recomendaciones que la Defensoría de la Niñez ha formulado a raíz del abordaje de casos particulares, o bien frente a otras problemáticas de gravedad, como salud mental y explotación sexual, las cuales se han tratado en diversas mesas de trabajo, publicaciones del Observatorio de Derechos, o los Informes Anuales de la Defensoría de la Niñez; que han sido puesto en conocimiento de las autoridades competentes.

“Venimos levantando alertas hace años y no como una circunstancia de reciente conocimiento de la situación actual. Pero el punto es que no está en nuestras manos implementar lo que hemos recomendado, y por eso seguimos siendo majaderos e insistimos que, el Estado a través de sus instituciones destinadas a ello, debe hacerse cargo de este problema estructural, pero también de la crisis actual, no solo a través de las acciones que correspondan al Servicio Nacional de Protección Especializada, sino también a través de todos sus ministerios”. “Estamos conscientes que existen serios riesgos que esta situación de desprotección de la niñez se siga perpetuando, en la medida que las instituciones aludidas en las recomendaciones formuladas desde la Defensoría, no asuman un compromiso irrestricto en su cumplimiento”, enfatiza el Defensor de la Niñez.

Respecto al abordaje de los problemas que enfrenta el Sistema de Protección Especializada,, el Defensor de la Niñez informó que se ha mantenido comunicación con el servicio responsable, instancias en las cuales se ha manifestado la disposición para brindar asistencia en todas las acciones y temáticas en las que es relevante trabajar.

“El Estado sigue en deuda, aunque hemos avanzado en algunos temas, como el contar con una Ley de Garantías y Protección Integral de los Derechos de la Niñez y Adolescencia, aún necesitamos un cambio estructural del sistema, pasar a un modelo de derechos humanos enfocado en las necesidades de los niños, niñas y adolescentes. Necesitamos un cambio de mentalidad profunda, en el que se entienda de una vez que todo el Estado es el responsable del cuidado de ellos y ellas, que un solo Servicio no da abasto y necesita que todos los organismos responsables asuman su rol y trabajen para garantizar sus derechos, diagnóstico que ha sido refrendado por el mismo Presidente de la República quien ha reconocido públicamente que más allá de un cambio de nombre, siguen los problemas en el trato a la infancia vulnerada en Chile.” finalizó el Defensor de la Niñez, Anuar Quesille.

Notero Regional

error: ¡¡El contenido está protegido!!
Ir al contenido