Fundación Mustakis, NeuroUC y Fundación Kiri lanzaron programa escolar de robótica en Maipú

 Fundación Mustakis, NeuroUC y Fundación Kiri lanzaron programa escolar de robótica en Maipú

El Proyecto RIEN (Robótica, Integral, Educación y Neurociencia) busca acercar la robótica educativa a niños en situación de vulnerabilidad, entregándoles herramientas que fomentan habilidades como la atención, la memoria de trabajo y estimulan un mejor rendimiento académico, reducen el estrés y la ansiedad.

Con el objetivo de acercar la robótica educativa a menores en situación de vulnerabilidad, la Fundación Mustakis, NeuroUC y Fundación Kiri se unieron para lanzar oficialmente el Proyecto RIEN (Robótica, Integral, Educación y Neurociencia), el cual permitirá mejorar el bienestar y el desarrollo de habilidades cognitivas y socioemocionales de las niñas y niños beneficiados.

El Proyecto RIEN fue presentado oficialmente en un evento realizado el martes 30 de abril en la Escuela Reina de Suecia de Maipú, el cual contó con la presencia del alcalde de la comuna, Tomás Vodanovic, y diversas autoridades, entre ellas de Domingo Errázuriz, Director Ejecutivo de Fundación Mustakis, Florencia Álamos,  Directora Ejecutiva Fundación Kiri, y la de Francisco Aboitiz, Director del Centro interdisciplinario de Neurociencia de la Facultad de Medicina de la Pontificia Universidad Católica.

Durante la jornada, se llevó a cabo una demostración en vivo del taller de robótica, junto a la entrega de poleras, chapitas RIEN y una colación saludable para los participantes. En los próximos días,  se considera un evento similar en la Escuela Pedro Aguirre Cerda de Conchalí, comuna que también es parte del programa.

Tomás Vodanovic, alcalde de Maipú, agradeció la instancia como una oportunidad para entregar a los estudiantes herramientas tecnológicas y habilidades blandas que serán claves para su futuro laboral. “Estamos muy felices de esta colaboración conjunta entre la Fundación Mustakis, Fundación Kiri y la UC porque nos permitirá desarrollar un proyecto que es sumamente desafiante, innovador y llamativo no sólo para los estudiantes que van a participar directamente de él, sino también para toda la comunidad educativa y para nosotros como municipio. Valoramos este compromiso a 5 años porque vivimos en una sociedad cada vez más cambiante, en donde la innovación es parte de la rutina diaria y en donde los niños podrán familiarizarse con conceptos que serán un aporte en su desarrollo”, expresó, agregando su voluntad de “ampliar el proyecto a más escuelas en un futuro próximo”.

Por su parte, Domingo Errázuriz, Director Ejecutivo de Fundación Mustakis, comentó que “creemos en el potencial que tienen todas las personas de desplegar sus talentos y por eso, mediante el Proyecto RIEN utilizamos la robótica educativa como una oportunidad para comprender cómo una intervención de este tipo puede modular la adaptabilidad neuronal de los estudiantes, especialmente de aquellos más vulnerables. Confiamos en que la tecnología nos puede ofrecer una mayor comprensión de los mecanismos que influyen en las trayectorias de vida de los niños y niñas, apoyando la toma de decisiones en ámbitos pedagógicos y de políticas públicas”.

Otro de los miembros de la alianza, Francisco Aboitiz, director del Centro interdisciplinario de Neurociencia de la Pontificia Universidad Católica, indicó que “es fundamental promover el desarrollo cognitivo y emocional en la niñez, ya que en esta etapa se consolidan estrategias de conducta que se mantendrán de por vida. El equipo de NeuroUC va a participar en este proyecto realizando evaluaciones de funciones neurocognitivas a lo largo del proceso de entrenamiento de los niños, de manera de proveer evidencia científica de la influencia de estos talleres de estimulación integral en los niños y niñas, de manera de contribuir al conocimiento y aportar conclusiones sólidas acerca de estas intervenciones”.

En la misma línea, Florencia Álamos Grau, directora ejecutiva de Fundación Kiri, organismo que ejecuta programas preventivos para generar ecosistemas escolares de bienestar, declaró que es “una tremenda oportunidad de demostrar que sí se pueden resolver problemas complejos, arrastrados, cuando se hace de la mano de la excelencia y la interdisciplina. Creo que este tipo de problemas, como es el caso de la salud mental, del bienestar de niños y niñas, requieren ideas innovadoras y requieren de múltiples perspectivas y expertise. Acá se ha congregado un equipo que es único. El aporte es integral, donde vamos a influir en la formación de personas dentro del ámbito cognitivo, como el ámbito social y emocional y lo maravilloso es que lo haremos de una forma poco usual, vamos a poner a la tecnología al servicio de las personas y la vamos a utilizar como un medio para poder fortalecer todas esas habilidades en los estudiantes.”

Desarrollando mentes, construyendo emociones

Según la documentación de la Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, la educación y la robótica educativa concentran la mayor cantidad de actores del ecosistema tecnológico en nuestro país (21,5% y 13,9%), siendo sólo superados por la robótica industrial, que lidera con un 24,1%. Se trata de áreas de comprobado impacto positivo en niñas y niños en el desarrollo de habilidades socioemocionales (HSE) y las funciones educativas en los menores que viven en situación de vulnerabilidad.

Por ello, la alianza entre Fundación Mustakis, NeuroUC y Fundación Kiri ofrece un nuevo enfoque ante los problemas emocionales, cognitivos y de salud mental que afectan a los menores  mediante un programa escolar de robótica cuyas mediciones se basan en la neurociencia.

De hecho, diversas investigaciones recientes en neurociencias avalan la idea de que diferencias significativas en la función ejecutiva, el lenguaje, el vocabulario, la lectura y las habilidades espaciales pueden revertirse mediante la introducción de la robótica. Este enfoque se presenta como un factor protector, incluso frente a fenómenos de malestar psicológico, como conductas de riesgo, adicciones, depresión o ansiedad.

En la práctica, la ejecución del Proyecto buscará fomentar habilidades sociales, emocionales y cognitivas como la atención, la memoria de trabajo y el control inhibitorio. Además, se pretende estimular un mejor rendimiento académico, un comportamiento prosocial y una actitud positiva hacia sí mismos, los demás y la escuela, al mismo tiempo que se reduce el estrés, la ansiedad y los comportamientos disruptivos.

Equipo De Prensa ElDiarioSantiago

http://eldiariosantiago.cl

error: ¡¡El contenido está protegido!!
Ir al contenido