Hackers: Ejército borra rastros de contrataciones de agentes de Inteligencia que reclutó por Internet

 Hackers: Ejército borra rastros de contrataciones de agentes de Inteligencia que reclutó por Internet

Si las coincidencias existen, esta es una de las muestras más notables. Justo después de que la Unidad de Investigación de BioBioChile publicara un artículo donde se cuestionaba que información personal de agentes de Inteligencia del Ejército estuviera a la vista de todo el mundo, la institución —después de justificar que los antecedentes estuvieran en su portal— simplemente decidió borrarlos. Consultados por su acción, se limitaron a decir que periódicamente van borrando información de «procesos pasados».

El Ejército de Chile borró por completo todo registro de los procesos de reclutamiento de hackers militares que, hasta la semana pasada, permanecían públicos en el portal de postulaciones de la institución castrense.

La acción se da luego que la Unidad de Investigación de BioBioChile revelara que datos sensibles de la Inteligencia chilena se mantenían en la web y a la vista de cualquiera internauta.

Esto último, suponía un riesgo incluso para los propios agentes, quienes fueron reclutados para ciberoperaciones ofensivas y defensivas.

Los datos que estuvieron disponibles por al menos dos años corresponden a los de cuatro asesores de Inteligencia que fueron seleccionados por concurso público para desempeñar funciones en una de las áreas más sensibles de las Fuerzas Armadas.

AL RINTE 2

En los documentos tenidos a la vista por BBCL Investiga se detallaban nombres completos, RUT y unidad en la que fueron designados los expertos informáticos que finalmente fueron contratados.

¿Su destino? El Regimiento de Inteligencia N°2 Llaitún (RINTE 2), emplazado en la avenida Las Perdices de Peñalolén. En esta misma unidad se encuentra, por ejemplo, el Pelotón de Guerra Electrónica (COMINT), lo que la alza como la repartición de Inteligencia militar por excelencia.

Aquella fórmula para contratar este tipo de personal fue catalogada como “poco seria” por el oficial (r) del Ejército y exfiscal militar experto en Inteligencia, Rodrigo Vera Lama.

El especialista aseguró que la Ley de Inteligencia “califica de secretos todos los antecedentes que obran en poder de los servicios de Inteligencia. Esto hace aún más incomprensible que sea público y con amplia difusión el reclutamiento de personal para tareas sensibles en un Regimiento de Inteligencia del Ejército”.

¿COINCIDENCIA?

Sea como sea, consultados en su oportunidad por los antecedentes que permanecían públicos, desde el Ejército señalaron a BioBioChile que este mecanismo de reclutamiento se apega a lo establecido en los estatutos para la contratación de funcionarios públicos, el cual “norma el procedimiento que deben realizar las instituciones públicas, como el Ejército de Chile”.

Pese a defender el mecanismo de contratación y dar a entender que la ley los obligaba a mantener esa información abierta al público, apenas horas después de la publicación de este medio la institución castrense borró los rastros de los procesos relacionados a Inteligencia.

Inquiridos por las razones que motivaron dicha acción, y aunque se trató de un movimiento evidente, la institución comandada por Javier Iturriaga indicó escuetamente que “el Ejército, una vez finalizadas las etapas de postulación y selección del personal, progresivamente va bajando de la web institucional dichos procesos y los resultados”.

Equipo De Prensa ElDiarioSantiago

http://eldiariosantiago.cl

error: ¡¡El contenido está protegido!!
Ir al contenido