Ministra Jara a los empresarios: «Si quieren que haya inclusión, paguen mejor»

 Ministra Jara a los empresarios: «Si quieren que haya inclusión, paguen mejor»

«Respeten más los derechos de las personas», exigió la titular del Trabajo en un cara a cara con Bernardo Larraín Matte, expresidente de la Sofofa.

Los bajos sueldos -que «no alcanzan para sacar a las familias de la pobreza»- son una de las principales causas de la proliferación del empleo informal, afirmó.

Durante un debate sobre la implementación de nuevas leyes laborales impulsadas por el Gobierno, la ministra del Trabajo, Jeannette Jara, llamó a los líderes del mundo empresarial a «pagar mejor» para evitar un avance de la informalidad.

En el panel de este miércoles, convocado por Red Activa y La Tercera, el vicepresidente de Colbún, Bernardo Larraín Matte, cuestionó la demora en medidas de flexibilidad, por ejemplo, para aplicar la reducción de jornada laboral a 40 horas, aseverando que actualmente, «cualquier cosa que libremente pacten trabajadores y empleadores es definición de precariedad, ‘un abuso’, cuando son las personas las que optan por no tener jornada (fija)».

Además de acusar al extitular de Sofofa de querer «desregular» en esta materia, la secretaria de Estado advirtió que prescindir de una jornada implica que las personas «no tienen derecho a una cantidad de horas máximas a trabajar, sino que están todo el tiempo a disposición del empleador», consignó El Mercurio.

 

 

Larraín Matte insistió entonces en que la rigidez del mercado laboral no contribuye a enfrentar la informalidad que -a su juicio- es hoy una de sus principales debilidades, especialmente en quintiles de menores ingresos, mas Jara contraargumentó que «una de las razones por las cuales mucha gente hace un emprendimiento o se dedica a vender cosas en la informalidad es porque les pagaban 350.000 pesos por trabajar toda la jornada laboral, y no les alcanzaba para sacar a su familia de la pobreza».

La ministra remarcó que aquello queda demostrado con la distribución salarial en Chile, donde la mayoría está «cerca de los 550.000 pesos», y por tanto, hizo un emplazamiento directo al sector privado: «Si realmente quieren que haya inclusión, paguen mejor, respeten más los derechos de las personas. Ese es el rol también de los empresarios».

LA FLEXIBILIDAD ES FACTOR

De acuerdo con la última Encuesta Suplementaria de Ingresos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), que recoge datos de 2022, la mitad de los ocupados en Chile recibió salarios iguales o inferiores a 502.604 pesos en ese año.

Al mirar el detalle, la mayor parte (46,1%) de los asalariados se desempeñaba en el segmento de grandes empresas -200 trabajadores o más-, donde el ingreso mediano era bastante superior (730.427 pesos); en contraste, las firmas de menor tamaño -menos de cinco empleados- concentraban el 8,9% de las ocupaciones y ofrecían un salario mediano de 396.100 pesos.

Para Juan Bravo, director del Observatorio del Contexto Económico de la Universidad Diego Portales, una de las razones más notorias que explican el avance de la informalidad en Chile es la falta de oportunidades en el empleo formal a jornada parcial, lo cual tiene un vínculo directo con la flexibilidad.

«Muchas personas realizan trabajos por cuenta propia que les permiten tener control sobre los horarios y poder realizarlo adaptado a sus necesidades, pero lamentablemente la mayoría de ellos se ejerce en la informalidad», recalcó el experto, acotando que a su vez, tal escenario se agudiza cuando los ingresos son bajos.

Por otra parte, sostuvo que «en períodos de alto crecimiento aumentan fuertemente las necesidades de contratación, lo que permite negociar mejores condiciones laborales. Por el contrario, en períodos de debilidad de la actividad económica, cuando el desempleo es más alto, los trabajadores aceptan peores condiciones con tal de poder obtener un empleo».

Equipo De Prensa ElDiarioSantiago

http://eldiariosantiago.cl

error: ¡¡El contenido está protegido!!
Ir al contenido