«Se me salió no más»: Tohá señala que «nunca he querido acuñar el término pacífica» en el debate de usurpaciones

 «Se me salió no más»: Tohá señala que «nunca he querido acuñar el término pacífica» en el debate de usurpaciones

La titular de Interior tildó de «radicales y extremos» los planteamientos de la oposición sobre el proyecto de ley y asegura que «han aparecido simplemente para diferenciarse del Gobierno».

La ministra del Interior, Carolina Tohá, rectificó el concepto de «usurpación pacífica» que utilizó en la presentación del veto del Gobierno a la Ley de Usurpaciones.

Abordando el debate sobre las observaciones del Ejecutivo en radio Agricultura, la jefa de gabinete afirmó que «es totalmente falso» que el Gobierno busque ponerse del lado de los delincuentes como adujo el presidente de la Comisión de Seguridad del Senado, Felipe Kast (Evópoli).

«Es un típico recurso para debatir sin ir al fondo del asunto. Esta es una Ley con el veto incluido que va a elevar la posibilidad de sancionar, perseguir, inhibir las usurpaciones de manera sideral», señaló.

Precisando el tipo de usurpaciones, Tohá indicó que «una persona, una familia que entra en un sitio, puede ser violenta también y si es violenta va a caer en la categoría de usurpación violenta».

«Si hace esta usurpación sin amenazar a nadie, sin herir a nadie, sin romper nada, sin generar daño en las cosas, pasaría a ser una usurpación no violenta. Ese es el término correcto, no pacífica y en ese caso, está cometiendo un delito, en ese caso lo pueden detener, lo pueden desalojar del predio en cualquier momento y la pena va a ser cárcel o multa a juicio del juez».

Respecto a si comparte con el principio de que toda usurpación es violenta, Tohá reconoció que «es violentar el derecho de una persona, por cierto, pero no es lo mismo hacerlo dañando gente o rompiendo cosas, que hacerlo sin generar ningún daño físico o humano».

«El término correcto es no violenta, yo nunca he querido acuñar el término pacífica, si alguna vez se me salió, fue porque se me salió no más, pero el término es no violenta y así es en la Ley actual también«, reconoció.

Con todo, la secretaria de Estado acotó que «una usurpación no violenta es un caso rarísimo. O sea, eso significa que no se rompió nada, que no tocaron una puerta, que no resistieron en lo más mínimo, que no amenazaron a nadie. Es realmente un caso muy excepcional».

¿Presión del PC?

Consultada por la presunta presión del Partido Comunista sobre el ingreso del veto, la ministra aseguró que «a mi nadie me ha empujado, ni ha obligado a presentar este veto. Lo hemos hecho convencidos de que era necesario y además lo hemos hecho porque tenemos la certeza de que estos planteamientos tan radicales y extremos que estamos escuchando de parte de la derecha, han aparecido simplemente para diferenciarse del Gobierno».

«Los proyectos que presentaron parlamentarios de derecha, ninguno tenía cárcel para la usurpación no violenta. La pusieron ahora porque aparentemente en el debate público es una cosa que puede resultar atractiva», agregó. En cuanto a si ve en riesgo su capital político en este debate, la ministra sostuvo que «yo actúo en política por convicción y hago lo que es justo. Nunca voy a apoyar una iniciativa que me parezca injusta o que va a tener consecuencias injustas para cuidar el capital político. Creo que eso es francamente inmoral».

Notero Regional

error: ¡¡El contenido está protegido!!
Ir al contenido