Transformando Vidas: El Nuevo Sistema de Adopción en Chile

 Transformando Vidas: El Nuevo Sistema de Adopción en Chile

Por Francisco Espinoza Rivas

Psicólogo, Magister en Gestión de Organizaciones

Jefe de Desarrollo Organizacional del Instituto de Neurocirugía

 

En un movimiento que marca un cambio trascendental en la manera en que Chile aborda la adopción y el acogimiento, el país ha implementado un nuevo sistema que promete no solo unificar los procesos, sino también transformar la vida de los niños y niñas adoptados.

Estas reformas son más que simples ajustes administrativos; representan una esperanza para aquellos que buscan hogares amorosos y estables.

La creación de la Unidad de Evaluación Formativa para la Adopción y el Acogimiento es quizás el pilar fundamental de este nuevo sistema. Antes, los procesos de adopción y acogimiento estaban a cargo de equipos separados. La unificación de estos procesos bajo un mismo equipo de funcionarios no solo simplifica la experiencia para las familias interesadas, sino que también garantiza una evaluación y un acompañamiento más coherentes y eficientes. Esta integración no solo reduce la burocracia, sino que también proporciona un apoyo más sólido y consistente a las familias, lo que es fundamental para el desarrollo emocional y mental de los niños y niñas.

Quizás uno de los cambios más significativos es la eliminación del costo asociado con la evaluación. En el pasado, las familias que deseaban adoptar tenían que pagar a evaluadores para iniciar el proceso. Esta barrera financiera a menudo excluía a familias de recursos limitados, creando desigualdades en el acceso a la adopción. Al eliminar esta carga financiera, el nuevo sistema se convierte en una puerta abierta para una gama más amplia de familias, ofreciendo igualdad de oportunidades para todos los niños y niñas, independientemente de su origen económico.

Además de la eliminación de costos, la reducción del tiempo de evaluación es un cambio que puede tener un impacto significativo en la salud mental de los niños y niñas adoptados. Anteriormente, las familias tenían que esperar entre 4 meses y un año para completar el proceso de evaluación. Este período prolongado no solo dilataba la incertidumbre de las familias, sino que también impedía que los niños y niñas fueran adoptados en hogares permanentes rápidamente. Con la reducción de los tiempos de evaluación a solo 3 a 4 meses, se reduce la ansiedad y se brinda a los niños y niñas la oportunidad de establecer vínculos emocionales estables y seguros de manera más rápida. Esta estabilidad temprana es fundamental para el desarrollo emocional y psicológico de los niños, proporcionándoles un entorno seguro para crecer y prosperar.

La estandarización de las evaluaciones es otro aspecto crucial de estas reformas. En el pasado, cada evaluador utilizaba su propio criterio profesional para evaluar a las familias y personas interesadas en adoptar. Esto a menudo llevaba a discrepancias en las decisiones y a evaluaciones subjetivas. Sin embargo, con la introducción de evaluaciones estandarizadas creadas por la Fundación América por la Infancia junto a expertos internacionales, se garantiza un proceso más equitativo y objetivo. Esta uniformidad no solo aumenta la transparencia, sino que también asegura que todas las familias sean evaluadas de manera justa y sin prejuicios, independientemente de quién sea su evaluador.

En síntesis, el nuevo sistema de adopción en Chile representa un paso significativo hacia un futuro más brillante para los niños y niñas adoptados. Al unificar procesos, eliminar costos, reducir los tiempos de evaluación y estandarizar los procedimientos, se están sentando las bases para una experiencia de adopción más equitativa y menos estresante para las familias involucradas. Este enfoque centrado en el bienestar de los niños no solo beneficia a los niños y niñas adoptados, sino que también contribuye a la construcción de una sociedad más justa y compasiva en su conjunto. Chile ha dado un paso adelante en la protección y el apoyo a los niños vulnerables, mostrando al mundo el camino hacia un sistema de adopción que prioriza el amor, la estabilidad y el cuidado para todos los niños y niñas, sin importar su origen.

Notero Regional

error: ¡¡El contenido está protegido!!
Ir al contenido